Útero septado o tabicado: complicaciones en el embarazo

Qué es el útero septado o tabicado

El útero septado o tabicado es una anomalía congénita del útero que puede causar complicaciones en el embarazo. Se caracteriza por la presencia de un tabique o pared interna que divide parcialmente el útero en dos cavidades. Esta condición puede afectar la capacidad del útero para expandirse adecuadamente durante el embarazo y puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro y problemas durante el parto.

Síntomas del útero septado

Los síntomas del útero septado pueden variar en cada mujer y algunas pueden no presentar síntomas en absoluto. Sin embargo, los síntomas comunes incluyen:

– Dolor menstrual intenso: muchas mujeres con útero septado experimentan fuertes cólicos menstruales debido a la presión adicional en el útero causada por el tabique.
– Dificultad para quedar embarazada: algunas mujeres pueden tener dificultades para concebir debido a la forma anormal del útero.
– Abortos recurrentes: el riesgo de aborto espontáneo es mayor en mujeres con útero septado debido a la falta de espacio adecuado para el crecimiento del feto.
– Parto prematuro: las mujeres con útero septado tienen un mayor riesgo de dar a luz antes de las 37 semanas de gestación.

Causas del útero septado

La causa exacta del útero septado no se conoce con certeza, pero se cree que es el resultado de un desarrollo anormal durante la vida embrionaria. Durante el desarrollo fetal temprano, el útero se forma a partir de dos tubos llamados conductos de Müller, que luego se fusionan para formar un solo órgano. En caso del útero septado, esta fusión no se completa correctamente, lo que da como resultado la formación de un tabique en el útero.

Diagnóstico del útero septado

El útero septado se puede diagnosticar a través de diferentes métodos, como:

– Ecografía: es un examen de imágenes que utiliza ondas sonoras para crear una imagen del útero y los órganos reproductores femeninos. Este método es el más común para detectar la anomalía.
– Resonancia magnética: se puede utilizar para proporcionar una visión más detallada del útero y confirmar el diagnóstico.

Tratamiento del útero septado

El útero septado puede ser tratado quirúrgicamente a través de una cirugía llamada metroplastia. Durante este procedimiento, se elimina el tabique que divide el útero, permitiendo que el útero se expanda adecuadamente durante el embarazo. La metroplastia se realiza generalmente por vía laparoscópica, lo que implica pequeñas incisiones en el abdomen y el uso de instrumentos especializados para realizar la cirugía.

Complicaciones en el embarazo

La presencia de un útero septado puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo. Algunas de las complicaciones más comunes incluyen:

Aborto espontáneo

Las mujeres con útero septado tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo, especialmente durante el primer trimestre. El tabique en el útero puede dificultar el crecimiento adecuado del feto y el suministro de sangre y nutrientes, lo que puede llevar a la interrupción del embarazo.

Parto prematuro

El útero septado puede aumentar el riesgo de parto prematuro antes de las 37 semanas de gestación. Esto se debe a que el tabique puede limitar la cantidad de espacio disponible para que el bebé crezca y se desarrolle, lo que puede resultar en una expulsión prematura del feto.

Problemas durante el parto

Las mujeres con útero septado pueden experimentar complicaciones durante el parto debido a la forma anormal del útero. Esto puede incluir dificultades en el encajamiento del bebé en el canal de parto o una mayor probabilidad de requerir una cesárea.

Recomendaciones para mujeres con útero septado

Si una mujer ha sido diagnosticada con útero septado, es importante consultar a un especialista en reproducción asistida o un ginecólogo obstetra para recibir el tratamiento adecuado. Algunas recomendaciones generales incluyen:

– Realizar una metroplastia quirúrgica antes de intentar concebir para corregir el tabique uterino.
– Seguir un seguimiento prenatal cercano durante el embarazo para detectar cualquier complicación temprana.
– Mantener un estilo de vida saludable durante el embarazo, como una dieta equilibrada y ejercicio regular.
– Considerar la posibilidad de un parto controlado y supervisado por un especialista.

Conclusión

El útero septado o tabicado es una condición que puede causar complicaciones en el embarazo, como abortos espontáneos, partos prematuros y problemas durante el parto. Es importante que las mujeres que han sido diagnosticadas con esta anomalía consulten a un médico para recibir el tratamiento adecuado y seguir las recomendaciones para minimizar los riesgos durante el embarazo.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario