Recipientes y alimentos que no puedes poner en el microondas

Recipientes y alimentos que no puedes poner en el microondas

El microondas es una de las herramientas más prácticas en cualquier cocina moderna. Con solo apretar un botón, puedes calentar tu comida en cuestión de minutos. Sin embargo, hay ciertos recipientes y alimentos que no deberías colocar en el microondas, ya que podrían causar daños a tu aparato o incluso provocar un incendio. En este artículo, te explicaremos qué recipientes y alimentos no son seguros para el microondas y por qué.

Recipientes que no puedes poner en el microondas

Recipientes de metal

Una regla básica para los microondas es nunca poner recipientes de metal en ellos. El metal refleja las ondas del microondas, lo que puede causar chispas y dañar el interior del aparato, además de aumentar el riesgo de incendio. Por lo tanto, evita poner tazas, platos o envases de aluminio, acero inoxidable o cualquier otro metal en el microondas.

Recipientes de plástico no aptos

En el caso de los recipientes de plástico, es importante tener en cuenta que no todos son seguros para el microondas. Algunos plásticos pueden derretirse o liberar sustancias tóxicas al calentarse, por lo que es importante verificar que el recipiente esté etiquetado como «apto para microondas» antes de ponerlo en el aparato. Además, si el plástico está dañado o agrietado, es mejor evitar utilizarlo en el microondas, ya que las sustancias químicas podrían filtrarse en los alimentos.

Recipientes de cerámica con acabado metálico

Aunque la cerámica en sí es segura para el microondas, los recipientes de cerámica con acabado metálico pueden causar chispas e incluso incendiarse. Si no estás seguro si un recipiente de cerámica tiene algún acabado metálico, es mejor no arriesgarse y evitar usarlo en el microondas.

Bolsas de papel o plástico

Las bolsas de papel o plástico no están diseñadas para resistir las altas temperaturas del microondas y pueden prenderse fuego. Si necesitas calentar algo que viene en una bolsa, es mejor retirar el contenido y colocarlo en un plato o recipiente apto para microondas.

Alimentos que no puedes poner en el microondas

Huevos con cáscara

Calentar un huevo con cáscara en el microondas puede provocar una explosión debido a la acumulación de vapor en su interior. Si deseas calentar un huevo, asegúrate de quitarle la cáscara o, en el caso de huevos cocidos, cortarlos en trozos antes de calentarlos en el microondas.

Frutas con piel gruesa

Algunas frutas, como los tomates o las uvas, tienen piel gruesa que puede reventar al calentarse en el microondas. Esto no solo puede hacer un desorden en el aparato, sino que también puede provocar que te quemes al liberar vapor caliente. Si deseas calentar estos alimentos, es mejor pelarlos primero.

Alimentos con envoltorios metálicos

Los envoltorios metálicos, como los que se encuentran en papas fritas congeladas o palomitas de maíz para microondas, pueden causar chispas y dañar el microondas. Retira siempre estos envoltorios antes de calentar los alimentos en el microondas.

Alimentos muy secos

Algunos alimentos especialmente secos, como el pan o las palomitas de maíz, pueden prenderse fuego si se calientan en el microondas durante demasiado tiempo. Para evitar esto, siempre supervisa los alimentos secos mientras se calientan y no los dejes sin atención en el microondas.

Consejos para un uso seguro del microondas

Usa recipientes aptos para microondas

Para evitar cualquier problema con el microondas, es importante utilizar recipientes que estén etiquetados como «apto para microondas». Estos recipientes están diseñados para soportar las altas temperaturas del microondas de manera segura, reduciendo el riesgo de daños al aparato o incidentes.

Cubre los alimentos con una tapa apta para microondas

Cuando calientes alimentos en el microondas, es recomendable cubrirlos con una tapa apta para microondas. Esto ayuda a retener la humedad, acelerar el proceso de cocción y evitar salpicaduras en el interior del aparato.

No sobrecalientes los alimentos

El sobrecalentamiento de los alimentos puede provocar que se prendan fuego, especialmente los alimentos muy secos. Siempre sigue las instrucciones de calentamiento en el envase del alimento y no lo dejes sin atención mientras se encuentra en el microondas.

Limpia regularmente tu microondas

Es importante mantener limpio el interior de tu microondas para evitar la acumulación de alimentos o residuos que puedan causar daños o malos olores. Limpia el interior del microondas regularmente con un paño húmedo y utiliza un limpiador suave si es necesario.

En resumen, es importante saber qué recipientes y alimentos son seguros para el microondas para evitar daños a tu aparato o incidentes de seguridad. Al seguir estas recomendaciones, podrás disfrutar de la conveniencia del microondas de manera segura y sin problemas.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario