¿Por qué no es bueno dejar llorar al bebé sin atenderlo?

¿Por qué no es bueno dejar llorar al bebé sin atenderlo?

El llanto es la forma de comunicación del bebé

Cuando un bebé llora, está tratando de comunicar algo. Puede ser hambre, sed, dolor, sueño, incomodidad o la necesidad de contacto físico. Dejar llorar al bebé sin atenderlo puede hacer que se sienta abandonado y desprotegido, lo cual puede tener un impacto negativo en su bienestar emocional y en su desarrollo.

Es importante recordar que los bebés son seres humanos pequeños y dependientes. A diferencia de los adultos, no pueden expresar sus necesidades con palabras. El llanto es su única forma de comunicarse y es crucial que los padres y cuidadores respondan de manera adecuada y sensible.

Afecta el vínculo de apego entre el bebé y sus cuidadores

El vínculo de apego es fundamental para el desarrollo emocional y psicológico del bebé. Cuando los padres responden de manera rápida y sensible al llanto del bebé, están fortaleciendo este vínculo y creando un ambiente de seguridad y confianza.

Por el contrario, dejar llorar al bebé sin atenderlo puede generar estrés y ansiedad en el bebé, lo que afecta negativamente el vínculo de apego. Esto puede llevar a problemas de conducta, dificultades emocionales y problemas de salud mental en el futuro.

El estrés prolongado puede tener efectos negativos en la salud del bebé

El estrés prolongado puede tener efectos negativos en la salud del bebé. El llanto excesivo y sin respuesta puede aumentar los niveles de cortisol, la hormona del estrés, en el cuerpo del bebé. Esto puede alterar el equilibrio hormonal y el desarrollo del sistema nervioso.

Además, el estrés crónico en la infancia temprana se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas en la edad adulta, como enfermedades cardíacas, diabetes y trastornos mentales.

El llanto es una señal de necesidad, no de manipulación

Es común que algunos padres y cuidadores piensen que si atienden al bebé cada vez que llora, están «malcriándolo» o fomentando comportamientos manipulativos. Sin embargo, es importante entender que los bebés no tienen la capacidad de manipular.

Cuando un bebé llora, está expresando una necesidad básica y depende de los adultos para satisfacerla. Al responder de manera rápida y sensible al llanto del bebé, los padres y cuidadores están enviando el mensaje de que están ahí para protegerlo y cuidarlo, lo cual promueve su desarrollo emocional y su autoestima.

Consejos para atender el llanto del bebé

1. Familiarizarse con las señales del bebé

Cada bebé es único y tiene diferentes formas de expresar sus necesidades. Es importante que los padres y cuidadores se familiaricen con las señales del bebé, como movimientos corporales, gestos faciales y sonidos, para identificar qué es lo que está comunicando.

2. Responder rápidamente al llanto del bebé

Es recomendable responder rápidamente al llanto del bebé para mostrarle que sus necesidades son importantes y que está siendo escuchado. Esto no significa que siempre se deba satisfacer de inmediato la demanda, pero es importante brindarle atención y cariño.

3. Ofrecer contacto físico y consuelo

El contacto físico y el consuelo son herramientas muy efectivas para calmar al bebé. El abrazo, el balanceo suave, las caricias y el habla tranquila pueden ayudar al bebé a sentirse seguro y tranquilo.

4. Establecer rutinas y horarios regulares

Establecer rutinas y horarios regulares puede ayudar al bebé a sentirse seguro y predecible. Los bebés se sienten más cómodos cuando saben qué esperar y cuándo esperarlo. Esto puede incluir rutinas para la alimentación, el baño y el sueño.

En resumen, dejar llorar al bebé sin atenderlo puede tener consecuencias negativas en su bienestar emocional, en el vínculo de apego y en su salud en general. Es importante recordar que el llanto es la forma de comunicación del bebé y que necesita de la respuesta sensible de los adultos para satisfacer sus necesidades básicas. Responder rápidamente al llanto, ofrecerle contacto físico y consuelo, y establecer rutinas regulares son algunas de las mejores prácticas para atender el llanto del bebé de manera adecuada.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario