Éstos son los mejores asientos de un avión, para no sentir muy fuerte la turbulencia

Éstos son los mejores asientos de un avión para no sentir muy fuerte la turbulencia

Viajar en avión puede ser una experiencia emocionante y cómoda, pero la turbulencia puede causar ansiedad en muchos pasajeros. Si eres de los que se ponen nerviosos cuando el avión comienza a sacudirse, es importante elegir el asiento adecuado para minimizar la sensación de movimiento. A continuación, te mostramos cuáles son los mejores asientos de un avión para no sentir muy fuerte la turbulencia.

Asientos sobre las alas

Una de las mejores zonas para sentarse si quieres reducir los efectos de la turbulencia es sobre las alas del avión. Estos asientos suelen contar con una mayor estabilidad durante el vuelo, ya que están ubicados en el centro de gravedad de la aeronave. Al elegir un asiento sobre las alas, estarás más protegido de los movimientos bruscos y repentinos causados por la turbulencia.

Además, al sentarte sobre las alas, tendrás una vista privilegiada del paisaje exterior, lo que puede ayudarte a distraerte y a relajarte durante el vuelo. Si tienes la posibilidad de elegir tu asiento, escoge uno que esté lo más cercano posible a las alas para disfrutar de estas ventajas.

Asientos en la parte delantera del avión

Los asientos en la parte delantera del avión suelen experimentar menos turbulencia que los situados en la parte trasera. Esto se debe a que en la zona delantera el movimiento del avión es menos perceptible, ya que el centro de gravedad se encuentra más cerca de esta área.

Si prefieres evitar las sacudidas y los vaivenes durante el vuelo, opta por un asiento en la parte frontal de la aeronave. Además, al estar cerca de la cabina de mando, podrás recibir información más detallada por parte de la tripulación en caso de que se presenten condiciones meteorológicas adversas.

Asientos junto a la ventana

Los asientos junto a la ventana son otra buena opción si deseas minimizar los efectos de la turbulencia. Al poder observar el exterior del avión, es más fácil mantener el control y la calma durante los momentos de movimientos bruscos. Además, al estar cerca de la estructura del avión, es posible que sientas menos las sacudidas provocadas por la turbulencia.

Si te sientes inquieto durante el vuelo, elegir un asiento junto a la ventana puede ayudarte a relajarte y a disfrutar de las vistas panorámicas fuera de la aeronave. No obstante, recuerda que estos asientos también tienen sus inconvenientes, como la dificultad para desplazarte por el pasillo o la necesidad de molestar a otros pasajeros si quieres levantarte.

Asientos en la fila de emergencia

Los asientos en la fila de emergencia suelen tener más espacio para las piernas, lo que los convierte en una opción cómoda para aquellos que buscan una mayor comodidad durante el vuelo. Además, al estar ubicados en una zona estratégica de la aeronave, es menos probable que sientas los efectos de la turbulencia de forma intensa.

Si tienes la estatura suficiente para ocupar un asiento en la fila de emergencia, considera esta opción para disfrutar de un viaje más relajado y sin sobresaltos. Sin embargo, ten en cuenta que estos asientos suelen tener restricciones adicionales, como la necesidad de colaborar en caso de una evacuación de emergencia.

Consejos adicionales para reducir los efectos de la turbulencia

Además de elegir el asiento adecuado, existen algunas medidas que puedes tomar para minimizar los efectos de la turbulencia y sentirte más seguro durante el vuelo. A continuación, te ofrecemos algunos consejos adicionales:

Mantente abrochado en todo momento

Uno de los errores más comunes que cometen los pasajeros durante un vuelo es desabrocharse el cinturón de seguridad cuando la aeronave parece estar en calma. Sin embargo, es importante recordar que la turbulencia puede ocurrir en cualquier momento, por lo que es fundamental mantenerse abrochado en todo momento.

Al asegurarte con el cinturón de seguridad, estarás protegido en caso de que se presente una turbulencia inesperada. Además, seguir esta medida de seguridad es obligatorio y necesario para garantizar tu integridad física durante el vuelo.

Mantén la calma y relájate

La ansiedad y el miedo suelen agravar los efectos de la turbulencia, por lo que es importante mantener la calma y tratar de relajarte durante el vuelo. Si te sientes nervioso, trata de respirar profundamente y enfocarte en actividades que te distraigan, como escuchar música, leer un libro o ver una película.

Recuerda que la turbulencia es un fenómeno natural y normal en los vuelos, y que los pilotos están capacitados para hacer frente a estas situaciones de forma segura. Confía en la tripulación y en el funcionamiento del avión, y verás cómo logras superar cualquier momento de turbulencia con tranquilidad.

Consulta con tu médico

Si sufres de ansiedad o de condiciones médicas que puedan agravarse durante un vuelo, es recomendable que consultes con tu médico antes de viajar. Tu profesional de la salud podrá recomendarte medidas específicas para reducir la ansiedad durante el vuelo y para garantizar tu bienestar durante el viaje.

Además, si necesitas medicación para controlar la ansiedad o el miedo a volar, asegúrate de llevar contigo los medicamentos recetados por tu médico y de seguir las indicaciones para su uso adecuado.

Conclusiones

Elegir el asiento adecuado en un avión puede marcar la diferencia a la hora de enfrentarse a la turbulencia. Si quieres minimizar los efectos de los movimientos bruscos durante el vuelo, opta por asientos sobre las alas, en la parte delantera del avión, junto a la ventana o en la fila de emergencia. Además, recuerda mantener el cinturón de seguridad abrochado en todo momento, mantener la calma y consultar con tu médico si sufres de ansiedad durante el vuelo. Siguiendo estos consejos, podrás disfrutar de un viaje tranquilo y seguro en cualquier circunstancia.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario