Cómo preparar y usar mantequilla avellanada en casa

Qué es la mantequilla avellanada

La mantequilla avellanada, también conocida como mantequilla de avellanas, es un producto delicioso y versátil que se puede usar en una variedad de recetas. Se elabora combinando avellanas tostadas con mantequilla, lo que resulta en un sabor rico y delicado con un toque de nuez. La mantequilla avellanada puede usarse como untable, para cocinar, para hornear y para dar sabor a una variedad de platos dulces y salados.

Beneficios de la mantequilla avellanada

La mantequilla avellanada no solo es deliciosa, sino que también tiene algunos beneficios para la salud. Las avellanas son naturalmente ricas en grasas saludables, vitamina E, magnesio y calcio, lo que convierte a la mantequilla avellanada en una alternativa más nutritiva a la mantequilla regular. Además, el sabor único de la mantequilla avellanada puede ayudar a agregar variedad a tu dieta y hacer que disfrutes más de tus comidas.

Cómo preparar mantequilla avellanada en casa

Puedes preparar mantequilla avellanada en casa con solo dos ingredientes: avellanas tostadas y mantequilla sin sal. Aquí tienes una receta sencilla para hacerlo:

Ingredientes:
– 2 tazas de avellanas tostadas
– 1/2 taza de mantequilla sin sal

Instrucciones:
1. Coloca las avellanas tostadas en un procesador de alimentos o licuadora potente.
2. Procesa las avellanas a alta velocidad hasta que se conviertan en una pasta suave.
3. Agrega la mantequilla sin sal a la pasta de avellanas y continúa procesando hasta que todo esté completamente combinado.
4. Transfiere la mantequilla avellanada a un frasco de vidrio hermético y guárdala en el refrigerador.

Cómo usar mantequilla avellanada

La mantequilla avellanada puede utilizarse de muchas maneras en la cocina. Aquí tienes algunas ideas para usar este delicioso producto:

– Untable: simplemente extiende la mantequilla avellanada sobre pan tostado, galletas o crêpes para un desayuno o merienda deliciosa.
– Cocinar: usa la mantequilla avellanada para saltear vegetales, cocinar carnes o mariscos, o dar sabor a salsas y guisos.
– Hornear: añade mantequilla avellanada a tus recetas de galletas, brownies, pasteles o muffins para un sabor a nuez delicioso.
– Condimento: mezcla la mantequilla avellanada con miel o jarabe de arce para hacer un aderezo delicioso para panes, panqueques o waffles.

Consejos para conservar la mantequilla avellanada

La mantequilla avellanada se debe almacenar en un frasco de vidrio hermético en el refrigerador para evitar que se estropee. Si la mantequilla avellanada desarrolla un ligero sabor rancio, el calentamiento suave en el microondas puede ayudar a revitalizar su sabor. También puedes congelar la mantequilla avellanada en pequeñas porciones para conservarla por más tiempo.

Cómo utilizar mantequilla avellanada en recetas

La mantequilla avellanada puede ser utilizada como un sustituto del aceite o la mantequilla en muchas recetas, aportando un sabor único y delicioso. Prueba a usarla en recetas de pan, pasteles, galletas, brownies, salsas, aderezos y postres para agregar un toque de nuez y riqueza a tus platos.

Recetas deliciosas con mantequilla avellanada

Para inspirarte a usar mantequilla avellanada en tus recetas, aquí tienes algunas ideas deliciosas:

Muffins de plátano y mantequilla avellanada

Ingredientes:
– 2 tazas de harina para todo uso
– 1 cucharadita de polvo de hornear
– 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
– 1/2 cucharadita de sal
– 1/2 taza de mantequilla avellanada
– 1/2 taza de azúcar morena
– 2 plátanos maduros, machacados
– 2 huevos
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 1/2 taza de leche

Instrucciones:
1. Precalienta el horno a 180°C.
2. En un tazón grande, combina la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato de sodio y la sal.
3. En otro tazón, bate la mantequilla avellanada y el azúcar morena hasta que estén bien combinados.
4. Agrega los plátanos machacados, los huevos y el extracto de vainilla a la mezcla de mantequilla avellanada, batiendo bien después de cada adición.
5. Añade la mezcla de harina a la mezcla húmeda, alternando con la leche, y bate hasta que esté todo combinado.
6. Vierte la masa en un molde para muffins forrado con papel para hornear.
7. Hornea durante 20-25 minutos, o hasta que los muffins estén dorados y un palillo insertado en el centro salga limpio.

Galletas de mantequilla avellanada y chocolate

Ingredientes:
– 1 taza de mantequilla avellanada
– 1 taza de azúcar morena
– 1 huevo
– 1 cucharadita de extracto de vainilla
– 2 tazas de harina para todo uso
– 1/2 taza de cacao en polvo
– 1/2 cucharadita de sal
– 1 taza de chips de chocolate

Instrucciones:
1. Precalienta el horno a 180°C.
2. En un tazón grande, bate la mantequilla avellanada y el azúcar morena hasta que estén suaves y esponjosos.
3. Agrega el huevo y el extracto de vainilla, batiendo bien después de cada adición.
4. En otro tazón, combina la harina, el cacao en polvo y la sal.
5. Agrega la mezcla de harina a la mezcla de mantequilla avellanada, batiendo hasta que esté todo combinado.
6. Incorpora los chips de chocolate a la masa.
7. Forma bolas de masa del tamaño de una cucharada y colócalas en una bandeja para hornear forrada con papel para hornear.
8. Hornea durante 10-12 minutos, o hasta que las galletas estén firmes en los bordes.

Conclusión

La mantequilla avellanada es un ingrediente increíblemente versátil que puede mejorar el sabor y la textura de tus recetas. Ya sea como untable, ingrediente para cocinar o para hornear, la mantequilla avellanada puede ser una adición deliciosa a tu cocina. Con un sabor rico y una textura suave, es una forma fantástica de dar un toque especial a tus platos favoritos. Además, al ser fácil de preparar en casa, puedes disfrutar de la mantequilla avellanada con la satisfacción de saber exactamente qué ingredientes contiene. ¡Prueba a hacer mantequilla avellanada en casa y descubre todas las deliciosas formas en las que puedes usarla en tus recetas!

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario