​¿Cómo cuidar el pelo teñido en verano?

¿Cómo cuidar el pelo teñido en verano?

El verano es una época del año en la que solemos exponer nuestro cabello a condiciones extremas como el sol, el cloro, el agua salada del mar, entre otros factores que pueden afectar la salud y el aspecto de nuestro pelo, especialmente si está teñido. Es por ello que en esta temporada es importante tomar medidas especiales para cuidar y proteger el cabello teñido. A continuación, te ofrecemos algunos consejos para mantener el color y la salud de tu pelo durante el verano.

Protección solar

El sol es uno de los principales enemigos del cabello teñido. Los rayos UV pueden oxidar y decolorar el tinte, haciendo que el color pierda intensidad y brillo. Por esta razón, es fundamental proteger el cabello del sol utilizando productos específicos con filtros solares que lo protejan de los dañinos rayos UV. Existen sprays, cremas y aceites capilares con protección solar que puedes aplicar antes de exponerte al sol para evitar que el color se desvanezca.

Además de usar productos con protección solar, también es aconsejable proteger el cabello con sombreros, pañuelos o gorras cuando estés expuesto al sol por largos períodos de tiempo. De esta manera, estarás proporcionándole a tu pelo una capa adicional de protección contra los rayos solares, ayudando a preservar su color y su salud.

Hidratación profunda

El sol, el cloro y el agua salada pueden resecar y dañar el cabello teñido, haciendo que pierda su brillo y suavidad. Por esta razón, es importante mantener el pelo bien hidratado durante el verano. Utiliza mascarillas capilares hidratantes al menos una vez a la semana para nutrir y revitalizar tu cabello, especialmente si lo expones con frecuencia al sol, al cloro de las piscinas o al agua del mar.

Además de las mascarillas, también puedes emplear aceites naturales como el de coco, argán o jojoba para proporcionarle a tu cabello un extra de hidratación y protección. Aplica unas gotas de aceite en las puntas y medios del pelo para mantenerlo suave, manejable y nutrido. No olvides también utilizar acondicionador después de cada lavado para mantener la hidratación y reparar posibles daños causados por la exposición al sol.

Lavado frecuente

Durante el verano, es común que el cabello se ensucie más rápido debido al sudor, la acumulación de productos en la playa o la piscina, entre otros factores. Sin embargo, es importante no abusar del lavado, ya que podría eliminar el color del tinte y resecar el cabello. Intenta espaciar los lavados y utiliza un champú específico para cabello teñido que no contenga sulfatos ni parabenos, ya que estos ingredientes son agresivos y pueden desvanecer el color.

Si necesitas refrescar tu pelo entre lavados, puedes utilizar champús en seco o tratamientos capilares que no requieran aclarado. Estos productos te permitirán eliminar el exceso de grasa y darle un aspecto más limpio y fresco a tu cabello sin dañar el color ni resecarlo demasiado.

Evitar el uso de herramientas de calor

Durante el verano, es recomendable reducir al mínimo el uso de secadores, planchas y tenacillas, ya que el calor adicional puede resecar y dañar aún más el cabello. Además, el calor puede hacer que el tinte se oxide más rápido, perdiendo intensidad y brillo. Si necesitas secar tu pelo, hazlo de forma natural al aire libre o utiliza la temperatura más baja del secador para evitar dañarlo.

Si no puedes prescindir del uso de herramientas de calor, asegúrate de aplicar un protector térmico antes de usarlas para minimizar el daño. Existen cremas y sprays que protegen el cabello del calor y ayudan a prevenir la pérdida de color y la resequedad.

Cortar las puntas regularmente

Durante el verano, el cabello tiende a sufrir más daños y a secarse con mayor facilidad. Para evitar que las puntas se abran y el pelo luzca dañado, es importante realizar recortes regulares para mantenerlo saludable. Cortar las puntas con frecuencia ayudará a mantener el cabello fuerte, prevenir la rotura y conservar el color del tinte por más tiempo.

No es necesario realizar un corte drástico, simplemente recortar un par de centímetros cada dos o tres meses será suficiente para mantener el pelo en buen estado y conservar el color de manera óptima.

Proteger el cabello antes de nadar

Si tienes pensado pasar mucho tiempo en la piscina, es recomendable proteger tu cabello antes de sumergirte en el agua con cloro. Aplica un acondicionador sin enjuague o aceite capilar antes de nadar para crear una capa protectora que evite que el cloro penetre en la fibra capilar y dañe el color. Después de nadar, lávate el cabello con champú y acondicionador para eliminar cualquier rastro de cloro que pueda quedar en el pelo.

Cuidado en la playa

Si vas a pasar tiempo en la playa, es importante proteger tu cabello del sol, el viento y la sal del mar. Utiliza protectores solares específicos para el cabello, sombreros y pañuelos para evitar que se reseque y dañe. Después de pasar un día en la playa, lávate el cabello con champú y acondicionador para eliminar cualquier residuo de sal y arena que pueda quedar en el pelo y que pueda dañar el color y la textura.

Descanso y cuidados extras

Por último, no olvides que el descanso es fundamental para la salud del cabello teñido. Trata de minimizar el estrés y la exposición a factores ambientales agresivos, descansando y protegiendo tu pelo siempre que sea posible. Además, consulta con un profesional para aplicar tratamientos específicos para cabello teñido que ayuden a mantener su color y salud durante el verano.

Conclusión

Cuidar el cabello teñido en verano requiere de un cuidado y atención especiales, pero siguiendo estos consejos podrás lucir un cabello sano, brillante y con un color vibrante durante toda la temporada estival. No olvides protegerlo del sol, mantenerlo hidratado, evitar el uso excesivo de herramientas de calor, cortar las puntas regularmente y protegerlo antes de nadar. Con un cuidado adecuado, podrás disfrutar del verano sin comprometer la belleza de tu cabello teñido.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja un comentario