Estar en volumen: Qué, cuánto y cómo debes comer en esta fase del entrenamiento

¿Qué es estar en volumen?

Estar en volumen es una fase del entrenamiento en la que el objetivo principal es aumentar la masa muscular. Durante esta etapa, se busca consumir una mayor cantidad de calorías de las que se queman, permitiendo así un excedente calórico que favorece el crecimiento muscular. Es importante tener en cuenta que este proceso debe estar acompañado de un plan de entrenamiento adecuado para maximizar los resultados.

¿Cuánto debes comer en la fase de volumen?

Durante la fase de volumen, es importante consumir una cantidad adecuada de calorías para favorecer el crecimiento muscular. En general, se recomienda un aumento del consumo calórico de alrededor del 10-20% por encima del mantenimiento. Esto puede variar dependiendo de factores como el metabolismo, la edad, el sexo, la intensidad del entrenamiento y la composición corporal de cada individuo.

Es importante tener en cuenta que el excedente calórico debe provenir de alimentos nutritivos y de calidad, evitando el consumo excesivo de alimentos procesados y ricos en grasas saturadas y azúcares añadidos. Es fundamental mantener una alimentación equilibrada que incluya una adecuada proporción de proteínas, carbohidratos y grasas saludables.

Proporción de macronutrientes

En la fase de volumen, es recomendable consumir una cantidad suficiente de proteínas para favorecer la síntesis de proteínas musculares y el crecimiento muscular. Se sugiere una ingesta diaria de alrededor de 1,2-2,2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, dependiendo de la intensidad y frecuencia del entrenamiento.

En cuanto a los carbohidratos, constituyen una fuente de energía fundamental para el rendimiento físico y la recuperación muscular. Se recomienda consumir una cantidad adecuada de carbohidratos complejos, como cereales integrales, legumbres y verduras, para mantener niveles óptimos de energía y promover el crecimiento muscular.

Las grasas saludables también son importantes en la dieta de volumen, ya que desempeñan funciones vitales en el organismo y contribuyen a la absorción de vitaminas liposolubles. Se recomienda incluir fuentes de grasas saludables, como aguacate, frutos secos, aceite de oliva y pescado graso, en la alimentación diaria.

Distribución de comidas

Es recomendable distribuir las comidas a lo largo del día para mantener un aporte constante de nutrientes y favorecer la recuperación muscular. Se sugiere realizar al menos 5-6 comidas diarias, espaciadas cada 3-4 horas, para mantener niveles estables de energía y evitar la sensación de hambre.

Es importante prestar atención a la alimentación pre y post-entrenamiento, ya que estas comidas juegan un papel fundamental en la recuperación y el crecimiento muscular. Se recomienda consumir una comida rica en carbohidratos y proteínas antes del entrenamiento para aumentar la energía y mejorar el rendimiento, y una comida rica en proteínas y carbohidratos después del entrenamiento para favorecer la recuperación y la síntesis de proteínas musculares.

¿Cómo debes comer en la fase de volumen?

Para maximizar los resultados durante la fase de volumen, es importante seguir algunas pautas básicas en la alimentación. A continuación, se presentan algunas recomendaciones clave para lograr un aumento muscular efectivo:

Planificación de comidas

Es fundamental planificar las comidas con antelación para asegurar un adecuado aporte de nutrientes y evitar caer en tentaciones alimenticias poco saludables. Se recomienda realizar un plan semanal de comidas que incluya una variedad de alimentos nutritivos y equilibrados en macro y micronutrientes.

Además, es importante tener en cuenta las necesidades individuales de cada persona y adaptar la dieta en función del peso, la altura, el nivel de actividad física y los objetivos específicos de cada individuo. Consultar con un nutricionista o un entrenador personal puede ser beneficioso para diseñar un plan de alimentación personalizado.

Hidratación adecuada

La hidratación juega un papel clave en el rendimiento físico y la recuperación muscular. Durante la fase de volumen, es importante asegurar una adecuada hidratación a lo largo del día, especialmente durante el entrenamiento. Se recomienda consumir al menos 2-3 litros de agua al día, y aumentar la ingesta de líquidos en situaciones de alta temperatura o intensidad de entrenamiento.

Además, es importante evitar el consumo excesivo de bebidas alcohólicas y bebidas azucaradas, ya que pueden afectar negativamente el rendimiento físico y la recuperación muscular. Optar por agua, infusiones y bebidas isotónicas puede ser una buena alternativa para mantenerse hidratado de forma saludable.

Suplementación deportiva

En algunos casos, la suplementación deportiva puede ser útil para complementar la dieta y optimizar los resultados durante la fase de volumen. Algunos suplementos como la proteína en polvo, los aminoácidos ramificados (BCAAs), la creatina y los suplementos de omega-3 pueden ser beneficiosos para mejorar la recuperación muscular y el rendimiento físico.

Es importante recordar que los suplementos deportivos deben utilizarse como complemento de una dieta equilibrada y no como sustituto de alimentos. Antes de iniciar la suplementación, es recomendable consultar con un especialista en nutrición o un médico deportivo para asegurar la adecuada dosificación y elección de los suplementos.

Conclusión

En resumen, la fase de volumen es una etapa fundamental en el proceso de aumento muscular que requiere una alimentación adecuada y equilibrada. Siguiendo una dieta rica en proteínas, carbohidratos y grasas saludables, y planificando las comidas de manera consciente, es posible maximizar los resultados y alcanzar los objetivos de crecimiento muscular de forma efectiva. Además, la hidratación adecuada y la posible inclusión de suplementos deportivos pueden ser herramientas útiles para optimizar el rendimiento físico durante esta fase del entrenamiento.

Deja un comentario