Piel de porcelana: cómo preparar un remedio casero con Crema Nivea Lata Azul para eliminar las arrugas en un tiempo récord

Al incorporarla de manera adecuada en nuestra rutina de belleza, podemos disfrutar de una piel suave, luminosa y libre de impurezas.

Mantener una piel radiante y saludable es fundamental para lucir una apariencia fresca y juvenil. Entre los diversos cuidados que podemos brindar a nuestra piel, la exfoliación ocupa un lugar destacado. Este proceso consiste en eliminar las células muertas de la capa superficial de la piel, permitiendo que los productos de cuidado penetren mejor y estimulando la renovación celular.

Además, la exfoliación estimula la circulación sanguínea y favorece la producción de colágeno, lo que contribuye a una piel más firme y tonificada, lejos de las arrugas. 

¿Cómo realizar una exfoliación adecuada?

Si bien nuestra piel se desprende naturalmente de las células muertas en un proceso llamado descamación, este ciclo puede ser lento o incluso interrumpido por diversos factores como la exposición al sol, cambios hormonales y el envejecimiento. Esto puede resultar en poros obstruidos, una piel sin oxigenación adecuada y una mayor tendencia a problemas cutáneos.

Para contrarrestar estos efectos negativos, la exfoliación regular es fundamental. Es importante realizarla de forma suave y delicada, especialmente en pieles sensibles o propensas a irritaciones. Se recomienda elegir un exfoliante adecuado para el tipo de piel y aplicarlo con movimientos circulares, evitando el área de los ojos. Afortunadamente, una opción efectiva y económica es la crema Nivea combinada con azúcar, que ofrece resultados comparables a los exfoliantes comerciales y proporciona hidratación adicional y suavidad.

Cómo hacer tu propio exfoliante en casa

  1. Mezcla dos cucharadas de azúcar con dos de crema Nivea en un recipiente. Si deseas una exfoliación más suave, agrega un poco de aceite de oliva. 
  2. Aplica la mezcla sobre la piel húmeda con movimientos suaves y circulares, evitando áreas sensibles como los ojos. 
  3. Enjuaga con agua tibia y disfruta de una piel renovada y radiante.

Trucos simples 

  • Exfolia la piel una o dos veces por semana, dependiendo de tus necesidades.
  • Evita exfoliar en exceso para evitar irritaciones y sensibilidad.
  • Aprovecha la ducha para exfoliar y hazlo preferiblemente por la noche para permitir que la piel se recupere durante el sueño.
  • Hidrata la piel después de la exfoliación para mantenerla suave y protegida.

Con estos consejos y producto de bajo costó, puedes incorporar fácilmente la exfoliación en tu rutina, logrando una piel radiante y saludable. 

Otros artículos que te pueden interesar